Noticias | Agenda

Tres horas, y así fueran tres más

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina triunfan ante cinco mil personas entregadas a sus canciones y socarronería.
17-08-2012 16:46
2 votos
Sabina (dcha.) gesticula durante un momento del concierto que ofreció anoche junto a Serrat en Vigo.  // Marta G. Brea

Sabina (dcha.) gesticula durante un momento del concierto que ofreció anoche junto a Serrat en Vigo. // Marta G. Brea

Ya había sido un éxito la anterior experiencia compartida por Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, aquella gira que bajo el nombre de "Dos pájaros de un tiro" llegó hasta Pontevedra en 2008. Y lo que parecía una oportunidad única, por fortuna no lo ha sido y ahora tenemos estos "Dos pájaros contraatacan", nuevo encuentro de los más populares cantautores de la historia de la música española. Encuentro sobre las tablas que fue precedido por colaboración en estudio, un disco, "La orquesta del Titanic", que es el principal motivo de este tour, un retoño musical que vienen a defender custodio por sus éxitos más clásicos, de "Mediterráneo" a "Y sin embargo". Y hubo homenaje, emocionado, a Chavela Vargas.

Es una gira, además, que ya tienen bien trabajada, y con éxito, por Latinoamérica y parte de España, y se nota. Aunque se especuló con un posible fracaso de ventas, finalmente el recinto del Ifevi se colmó con cinco mil almas (que no llenaron el enorme aforo pero alejaron el fantasma del fracaso de ventas). Por supuesto, recibieron a sus ídolos como cabría esperar: con entrega. Serrat es un icono de la canción, y Sabina posiblemente el más cercano en trascendencia mediática al autor de "Mediterráneo", tenido por todas las publicaciones especializadas como uno de los diez mejores discos españoles de todos los tiempos. Símbolos ambos de un lirismo de profundo peso literario, sus canciones arrastran devotos. No hubo duda ante el espectáculo de ayer noche, donde cada verso fue coreado sin reservas. Los alrededores del Ifevi antes de la apertura de puertas ya ilustraban una alegría emocionada, intergeneracional.

"Dos pájaros contraatacan" fue un directo exigente, tres horas de duración, porque combina a dos autores que, por sí solos, podrían llenar horas un escenario. Pero esto no es un problema para la audiencia. Muy al contrario, es una celebración. Tener ante sí al dúo (circunstancial, pero casi natural, lógico) es, se entiende así, un privilegio. Tres horas, y así fueran tres más. Y además hubo sinergia sobre las tablas, se nota, se siente que los dos pájaros se aprecian y se respetan humana y profesionalmente.

Hubo guiños continuos del uno al otro, dentro de una función coreográfica pero que da libertad, cómo no, a sus líderes para ser libres ante su público. Bromean, se miran y comparten complicidades entre ellos. Cantaron a dúo abriendo el show con un combinado en plan popurrí de algunas melodías propias y ya eternas, antecedido el tema de un descacharrante vídeo de presentación donde ambos recitaban consejos a los asistentes, tras la animación de una animación: dos... pájaros, claro.

El escenario es muy conceptual, consonante con su disco de estudio, dotado de grandes pantallas de vídeo que emiten permanentes clips o imágenes fijas para ilustrar los temas. El dúo canta con desgaste inevitable (ninguno vive sus años dorados ya, pero tampoco una catástrofe de desangelada decrepitud musical), cuidan la puesta en escena (hasta bailan como patosos, o tímidos, "Fred Astaires") y miman a su audiencia. Regalan diálogos chispeantes y socarrones y entregan canciones con sabor a clasicismo.

La orquesta, en su punto, perfecta. Y el sonido flojo, como mucho digno para lo que permite el recinto. Pero más allá de apreciaciones técnicas queda una magia: es difícil describir la potencia o el eco escénico que generó en su público el concierto. La sensación de estar ante sus ídolos otra vez, pero también la de presenciar una ocasión especial, única aunque sea eco de otra, de aquella primera gira que se intuía igual de única. Cabe la posibilidad de que "Dos pájaros contraatacan" sí sea un final de camino, que no vuelva a repetirse. O no. Da lo mismo: por si las moscas, Vigo vivió ayer el aterrizaje de estos dos pájaros como un evento histórico, privilegiado. Y ambas aves de la canción de autor respondieron con un show para el recuerdo de sus fans.

+ Noticias

Pedro Sánchez en 'El Hormiguero'.

Alfonso Alonso, del PP, a Pedro Sánchez: "Debería ver menos la tele"

"Mientras él estaba llamando a la tele en Cataluña sus diputados estaban votando a favor de la consulta", dice Alfonso Alonso

Los exconcursantes de 'GH' vuelven a Guadalix.

Los grandes hermanos visitan Guadalix antes del estreno de 'GH15'

Telecinco estrena este jueves la nueva edición del reality, que promete muchas sorpresas

Imagen de la fan de Roncero.

La fan más apasionada de Tomás Roncero

Una aficionada del Real Madrid se pinta el nombre del periodista deportivo en uno de sus senos