Martes, 20 Agosto 2019

Noticias | Agenda

Estilo danés en la ría de Vigo

Merak Nautalia ofrece viajes a bordo de una goleta de 1928
01-08-2012 15:30
1 voto
La goleta hizo una parada en el Liceo para recoger a varios pasajeros antes de sucar la ría. // Jorge Santomé

La goleta hizo una parada en el Liceo para recoger a varios pasajeros antes de sucar la ría. // Jorge Santomé

Corría el año 1928 cuando tuvo lugar la puesta de quillla de la goleta de Merak Nautalia en el astillero Frederikssund, situado en Dinamarca. Más de 80 años de historia perduran todavía en cada esquina del barco que explota la empresa viguesa desde que la adquirieron a finales del año pasado. Con 24 metros de eslora, este imponente navío reposa habitualmente en el Naútico de Vigo. Sin embargo, ayer surcó una vez más la ría para enrolarse en la Ruta Marítima "O Cabaleiro das Cunchas". "No realizamos toda la ruta, pero hoy llevaremos a varios pasajeros hasta la Illa de San Simón, que es el tramo que toca", indica Gabriel Mallo, patrón y propietario de Merak Nautalia.
Desde el año 2003, Mallo ofrece a través de su empresa diversas actividades con los tres barcos más de los que dispone en su flota. Además de poder hacer prácticas homologadas para obtener la titulación naútica deportiva, también se pueden hacer cursos de vela, radar, pilotaje o de navegación de altura.
Por otro lado, la otra oferta que pone Merak a disposición de los amantes del mar y la navegación es la de poder alquilar los barcos. "Por lo general, si el grupo es de 12 personas o menos utilizamos los barcos de 13, 15 y 16 metros. Aunque siempre se puede elegir", indica Gabriel.
A lo largo de un día (más o menos desde las 10.00 hasta las 21.00 horas), un grupo de amigos puede surcar la ría para descubrir varios de los puntos clave. "Las navegaciones que solemos hacer son a las Illas Cíes, Nerga, Barra, San Simón y Baiona, en ese orden", explica Mallo, que añade que suele realizar "dos o tres salidas por semana".
Tradición
Uno de los muchos encantos que tiene viajar en la goleta de origen danés es poder revivir la navegación que se hacía a principios del siglo XX.
Concebido como un bacaladero, llegó a formar parte también de la patrulla costera de su país hasta que pasó a manos de diversos compradores. Tras tres meses de restauración, en sus camarotes (antes bodega) hay espacio para que duerman 15 personas y dispone de cocina y baño completo.
Además, en la zona de popa hay una pequeña barra para ofrecer un refrigerio a los clientes, que tan solo hace que se vayan más contentos. "Lo normal es que en Vigo la gente esté acostumbrada a los catamaranes, y ver un barco como este causa impresión. No dejan de sacarnos fotos cuando nos cruzamos con uno", indica Gabriel, simpático.
Alquilar por un día esta hermosa goleta ronda los 1.400 euros, pero como indica Mallo, "el que lo hace es porque tiene ilusión de agradar a sus invitados".
En la página web "www.meraknautica.com" hay más información sobre todas las aventuras y servicios que ofrece esta empresa viguesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Encuentra los eventos de