Lunes, 21 Octubre 2019

Noticias | Agenda

Concostrina: "Tiene gracia que el Papa que impuso el celibato tuviera cuatro hijos"

"Nos han estado engañando en muchas cosas de la Historia, sobre todo en personajes de la monarquía o eclesiales", dice la periodista E"Lo del Rey y los elefantes es viejo"
20-11-2012 08:50
2 votos
Nieves Concostrina fue presentada por el periodista Óscar González, de RNE.  // Ricardo Grobas

Nieves Concostrina fue presentada por el periodista Óscar González, de RNE. // Ricardo Grobas

"En mi tiempo la historia me la hurtaron porque me la contaron de forma muy aburrida, y la historia es una asignatura para disfrutarla. Aparte de que nos engañaron en muchas cosas por acción u omisión" dijo ayer en el Club FARO la periodista Nieves Concostrina, tras ser presentada por Óscar González, colega de ella en RNE, que la entrevistó.

"Creo que lo que aporta mi libro es devolver un poquito eso que nos hurtaron", dijo Concostrina, autora de "Se armó la de San Quintín" en La Esfera de los Libros. "Escarbando en ella no he ido especialmente a por nadie, pero es que nos han estado engañando en casi todo, sobre todo en cuanto a personajes se refiere, a reyes o a papas. Parece que no dejas títere con cabeza, pero es que tiene mucha gracia que un Papa que impone el celibato en 1022 en el Sínodo de Pavía, Benedicto VIII, tenga cuatro hijos, ¿por qué no nos dijeron en su momento este impuso el celibato pero tenía cuatro hijos con cuatro novias distintas?"

Otra historia. "Me costó encontrar documentación de una historia de la que nunca había oído hablar. Es un impuesto que ha existido en España durante siete u ocho siglos. Un impuesto que pagaban los españoles a la Sede Compostelana que se llama el Voto de Santiago. Y no encontraba información suficiente que me aclarara qué es el Voto de Santiago. Entonces llegué a los escritos de una historiadora de la Universidad de Santiago, Ofelia Rey, y ahí por fin me pude enterar de todo, que me parece una de las historias más sorprendentes."

"En la batalla de Clavijo, una más en la que se pegaron cristianos y musulmanes, que no está documentada ni confirmada, se cuenta que se apareció Santiago montado en un caballo blanco cortando cabezas de los musulmanes para ayudar a los cristianos. Ahí nace el mito de Santiago Matamoros. El rey en agradecimiento al Apóstol Santiago hizo un voto, una promesa, el Voto de Santiago. Y prometió que todos los españoles pagarían parte de sus cosechas y de su vendimia a la Sede Compostelana, puesto que era allí donde supuestamente está enterrado el Apóstol Santiago."

"Esto se da desde el siglo IX hasta las Cortes de Cádiz, los españoles han estado pagando un impuesto por una batalla que no existió, un Apóstol que supuestamente bajó del cielo, que no bajó. Y ahí está la explicación de por qué la Sede Compostelana es la más rica de todas las españolas. Estuvo recogiendo dinero desde el siglo IX hasta el siglo XIX, hasta que las Cortes de Cádiz lo abolieron

Más historias. "Se habla mucho del Rey y del elefante, pero eso es algo que ha ocurrido siempre. Ahora se sabe por la revolución tecnológica y porque ya no hay censura previa, pero esas cosas siempre pasaron. No es nada nuevo, esto ha pasado toda la vida en las monarquías europeas, pero no se podía contar como ahora. Y esta vez nos hemos enterado porque el Rey se rompió la cadera, y no ha habido forma de ocultarlo", aseguró Concostrina.

Nos vendieron bodas reales edulcoradas que nada tienen que ver con la realidad, dijo. "El famoso Alfonso XII, rendido de amor por su prima adolescente María de las Mercedes, en realidad, pasó la noche anterior a su boda con su amante, la cantante de ópera Elena Sanz, con la que tuvo dos hijos. Lo suyo fue un culebrón venezolano. Como no quería que le buscasen un apaño, prefirió casarse con su prima Mercedes, una adolescente de 15 años que claro que le gustaba. Pero él siguió teniendo sus amantes y las juergas se las corría fuera", afirmó. "Amantes han tenido en realidad todos los Borbones hasta hoy".

"O la historia de las historias de amor, el rey que abdicó por Wallis Simpson era en verdad un Windsor partidario del nazismo, y al Reino Unido le vino genial que se enamorara de una divorciada. Si no hubiera sido tan oportuno, las dificultades se habrían solucionado", dijo Concostrina, que reivindicó una forma más amena de contar la historia "para que los niños de 12 años que la aprenden en la escuela no la odien".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Encuentra los eventos de