Viernes, 23 Agosto 2019

Noticias | Agenda

El uruguayo Ruben Loza convierte a Vargas Llosa en un personaje de ficción

Se trata de un relato detectivesco a caballo entre Montevideo y el Café Gijón de Madrid
2 votos
El uruguayo Ruben Loza convierte a Vargas Llosa en un personaje de ficción

El uruguayo Ruben Loza convierte a Vargas Llosa en un personaje de ficción

El escritor y articulista uruguayo Ruben Loza ha convertido al Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en un fugaz personaje de ficción en su última novela, un relato detectivesco a caballo entre Montevideo y el Café Gijón de Madrid, presentado este mes en la capital uruguaya.

"Creo que es la primera vez que Vargas Llosa es el personaje de una novela", afirmó hoy Loza, amigo del autor de "La ciudad y los perros" desde hace 28 años y que decidió de forma casi accidental hacer partícipe directo de su obra, titulada "Muerte en el Café Gijón", al nuevo Nobel.

En uno de sus últimos viajes a Madrid, el escritor uruguayo y el peruano estaban conversando con el colombiano Plinio Apuleyo Mendoza, y los españoles Juan Cruz y Germán Yanke, cuando a Loza le sobrevino la idea de plasmar esa escena en su siguiente creación literaria.

"Decidí que iba a incluir esa conversación en mi libro", explicó en una entrevista con Efe.

La novela narra la historia de un joven autor oriundo de Montevideo que, tras publicar su primer libro, fallece de forma inesperada en el baño del Café Gijón. Un asesinato sin móvil aparente, un suicidio motivado por las malas críticas o por un desengaño amoroso se perfilan como las causas de su muerte.

La presencia del Vargas Llosa ficticio, que en el relato comenta azorado con sus interlocutores la noticia de la muerte de ese joven colega, es un simple guiño al novelista peruano, aunque Loza aclara que a cada uno de los personajes reales incluidos en la trama les hizo decir cosas "según su estilo y su manera de ser".

Recalca también que comenzó a escribir el relato en junio de 2009 y que lo finalizó antes de que el peruano fuera reconocido por la Academia Sueca.

"Cuando salió el libro lo que menos pensábamos era que Vargas Llosa fuera a ganar el Nobel. Si no, lo hubiese demorado un poco más", bromea.

Eso no significa que no creyera que el peruano fuera un año más uno de los candidatos con más opciones de llevarse el galardón, algo que se encargaba de subrayar desde hacía diez años cada mes de octubre, pocos días antes de que se concediera el premio, en sus columnas del diario uruguayo El País.

"Este año no lo hice por cábala y ganó", se congratula este autor, nacido hace 65 años en Minas, en el interior de Uruguay, e integrante de la Fundación Internacional Libertad, que preside Vargas Llosa.

Loza admite asimismo que no es la primera vez que incorpora a un reconocido escritor a su particular universo literario, algo que ya sucedió en 1979 con el argentino Jorge Luis Borges.

"El hombre que robó a Borges", se titulaba aquel cuento, que el autor leyó en persona al novelista en Buenos Aires cuando fue a entrevistarlo a su casa, y que acabó publicado en el diario argentino La Prensa a instancias del autor de "El Aleph".

El material relata la historia de un uruguayo que aprovecha un encuentro con Borges para robarle un manuscrito. Lo que no espera el ladrón es que el texto hurtado narre precisamente ese mismo robo, de forma premonitoria, algo que al parecer le encantó al otrora sempiterno aspirante al Nobel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Encuentra los eventos de