Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beatriz Castro | CEO de la empresa Caylu, “Premio Ría de Arousa” de AJE y Puerto de Vilagarcía

“Hemos sido un salvavidas para la hostelería y la gente del mar en momentos muy difíciles”

Beatriz Castro y Antonio Luaña, en el momento de recibir el premio de AJE Pontevedra. FdV

Castro y Luaña forman Caylu, una empresa de reparto a domicilio que nació en plena pandemia, cuando los hoteles y restaurantes estaban cerrados, y que desde entonces no ha parado de crecer. Ellos son Beatriz Castro y Antonio Luaña. Ella, CEO y directora de operaciones y financiera de la empresa. Él, director de logística y gestión de equipos.

A ella, titulada por el Centro Superior de Hostelería de Galicia en Gestión y Dirección de Empresas Hoteleras, además de tener un grado universitario en Protocolo y Relaciones Institucionales, muchos la conocerán por su labor como hostelera, al frente de Hotel & Apartamentos Cons da Garda.

Una labor en la que desde hace un tiempo colabora activamente él, que es su brazo derecho y su “media naranja”, un militar de carrera con 33 años de servicio especializado en transmisiones y telecomunicaciones.

Beatriz Castro y Antonio Luaña, junto a algunos de los integrantes del proyecto Caylu. FdV

Juntos han sido capaces de “acercar la gastronomía a las viviendas de uso turístico, segundas residencias y domicilios particulares” de O Grove, Sanxenxo, Pontevedra, Cambados, A Illa, Vilanova, Mosteiro, Barro, Caldas, Catoira, Ribadumia, O Morrazo y Lugo ciudad.

"Nuestro objetivo es posicionarnos como empresa líder en servicio a domicilio en lugares con población inferior a los 50.000 habitantes"

Beatriz Castro Vidal - CEO de Caylu

decoration

–Por todo ello han logrado ustedes el “Premio Ría de Arousa”, concedido por la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Pontevedra y la Autoridad Portuaria de Vilagarcía... Un galardón ideado para destacar el emprendimiento y la creación de empleo ¿Satisfechos?

–Mucho. Más si cabe porque este premio llega en un momento clave para nosotros, ya que estamos a punto de abrir nuevas zonas. Es un reconocimiento no solo a Caylu, sino a todo lo que esta marca lleva consigo.

Beatriz Castro (izq.), con Celeste Rivera, propietaria del restaurante La Lucense, en O Grove, y encargada de la zona de Lugo.

Beatriz Castro (izq.), con Celeste Rivera, propietaria del restaurante La Lucense, en O Grove, y encargada de la zona de Lugo. FdV

Es un reconocimiento a los restaurantes que han confiado en nosotros, nuestros clientes, nuestros riders (repartidores), que son nuestra imagen y los delegados de zona, como Isidoro Márquez, encargado del área de Vilagarcía, Cambados, Vilanova y A Illa; Manuel Toba, en el área de Pontevedra y Poio; Eddy Casal, en O Morrazo; Santiago Patiño, para O Grove y Sanxenxo; y Celeste Rivera, en Lugo.

Todos ellos, junto al personal administrativo y de atención al cliente, informáticos y desarrolladores y personal de redes sociales forman un gran equipo, sin el que Caylu no tendría sentido.

–Destacan los impulsores del premio el hecho de que su empresa nació en plena pandemia mundial, cuando el estado de alarma sanitaria en España mantenía a la sociedad confinada...

–No fue nada sencillo. Lo cierto es que supuso un enorme sacrificio y un esfuerzo titánico en una época complicada e incierta. Lo jugamos todo a una carta porque creíamos firmemente en nuestro proyecto.

"Si el restaurante funcionaba, los mariscadores, pescadores, bateeiros, depuradores, cocederos y viveros podían también vender su producto, mientras que si la hostelería permanecía cerrada, la cadena se paraba"

Beatriz Castro Vidal - CEO de Caylu

decoration

Por eso es para nosotros un orgullo y una enorme satisfacción que se reconozca nuestra labor y la de todo nuestro equipo. Estamos muy agradecidos a AJE Pontevedra y al Puerto de Vilagarcía por este reconocimiento que, sin duda, nos llena de fortaleza para seguir adelante.

Castro y Luaña, con el chef Pepe Solla y dos repartidores. FdV

–Fue una apuesta arriesgada... Aún teniendo el negocio en mente, otros se habrían mantenido a la expectativa, viendo cómo evolucionaba la pandemia, antes de dar el primer paso.

–Si, lo fácil era quejarse y no hacer nada. Pero había que reaccionar y aportar nuestro granito de arena. Y no solo para salir nosotros adelante, sino para posibilitar que otros también lo hicieran. Hemos sido un balón de oxígeno para todos ellos y con eso nos quedamos.

–Habla de los restaurantes y todo tipo de negocios de hostelería que estaban de brazos cruzados cuando se cerró todo y vieron en Caylu una especie de salvavidas...

–Efectivamente. Considero, y estoy orgullosa de ello, que hemos ayudado a muchos empresarios. Hombres y mujeres que confiaron en nosotros desde el primer momento y nos decían: “Gracias a vosotros he podido seguir abierto y no he tenido que enviar a la gente al ERTE, he podido cubrir gastos y subsistir a esta pandemia”. Haber podido ayudar, aunque fuera mínimamente, a esta gente, nos llena de orgullo.

La entrega del premio de AJE a Caylu, en Vilagarcía. FdV

Y no solo hablo de hosteleros como nosotros, sino también, de todo el sector primario, pues mariscadores, pescadores y bateeiros también pudieron seguir vendiendo sus productos a la hostelería que permanecía abierta gracias al servicio a domicilio.

Todo esto nos reconforta enormemente. Estamos muy agradecidos a todos ellos y, por supuesto, a todos y cada uno de los clientes que han confiado en nosotros y que siguen pidiendo a través de Caylu, ya que, lógicamente, sin ellos no seríamos nada.

“Nuestra empresa de reparto era la única autorizada a circular en pleno confinamiento”


–Cuando en la AJE explicaron el por qué del premio a Caylu argumentaron que lo hacían por lo mucho que se había expandido su empresa y por disponer de una oferta en la que “tienen gran peso los productos del sector extractivo del mar”... ¿Es así?

–Caylu cuenta en la actualidad con 140 restaurantes adheridos, la mitad de ellos en Arousa. Y la gran mayoría apuestan por los productos de nuestra ría, cuya riqueza nos ha dotado de espléndida gastronomía y tradición marinera. Puedo decir que nuestra compañía ha posibilitado que muchas empresas de la zona pudiesen seguir abiertas y mantener contratada a gran parte de su plantilla en plena pandemia gracias a que nuestra empresa de reparto era la única autorizada a circular en pleno confinamiento, o la única que podía acercar la gastronomía a los hogares estando los restaurantes cerrados al público. Y si el restaurante funcionaba, los mariscadores, pescadores, bateeiros, depuradores, cocederos y viveros podían también vender su producto, mientras que si la hostelería permanecía cerrada, la cadena se paraba… Caylu lo hizo posible; mantuvo viva esa cadena, con todos los eslabones unidos.


–Habla de un engranaje del que se beneficiaron muchos municipios.

–Ninguno de los Concellos de Arousa en los que operamos contaba con una compañía que fuese capaz de llegar a donde nadie llegaba, implementando no solo el servicio a domicilio donde antes no existía, sino también conectando unos municipios con otros. Por ejemplo, un cliente de Vilagarcía puede realizar un pedido a Cambados y viceversa. Se mejora, por tanto, la economía a nivel global.


–Pero ahora se han flexibilizado las restricciones por coronavirus y ustedes siguen operando. ¿Ya no tiene sentido su empresa?

–Caylu sigue contribuyendo al desarrollo económico de la zona porque aporta una vía complementaria de ingresos a todos los restaurantes que se adhieren y fomenta el empleo en la zona. Puedo destacar que actualmente ofrece más de cincuenta puestos de trabajo, entre “riders”, delegados, administrativos, desarrolladores informáticos, personal jurídico y “community managers”.

–Pues ha pasado algo más de un año desde el nacimiento de Caylu. ¿Cómo empezó todo y por qué?

–Para dar cobertura a una necesidad, ante la reducción de aforos y las pérdidas en la hostelería. Lo hicimos poniendo en marcha un servicio de “delivery” y “take away” para todos los restaurantes adheridos en lugares donde no estaba presente este servicio. Y cambiando por completo el modelo de negocio de las plataformas ya existentes en el mercado, a quienes hemos sido capaces de desplazar.

Lo hemos logrado gracias a la calidad de nuestro servicio y porque contamos con “marketplace” y riders propios, también con uniformidad propia, además de motos eléctricas con cajas isotérmicas patentadas con registro sanitario.

Beatriz Castro, en el centro, con el premio al hotel Cons da Garda como mejor establecimiento turístico para mascotas de España. FdV

–¿Puede decirse que han contribuido ustedes a mantener a flote la hostelería arousana en era COVID?

–Nos gusta pensar que si. Aportamos una vía complementaria de ingresos a la hostelería, que se ha visto seriamente afectada por las restricciones sanitarias y, por consiguiente, vio como sus ingresos se reducían considerablemente. Hemos sido un salvavidas en momentos muy difíciles que hemos vivido en carne propia, porque también somos hosteleros. Había que reinventarse, y lo hemos hecho.

“Tenemos 40.000 clientes de entre 25 y 50 años”


–Presente a Caylu en cifras.

–Es sencillo. Con solo 1 año de vida, Caylu cuenta con una cartera de más de 40.000 clientes distribuidos en 5 zonas atendidas por 55 personas contratadas con una flota de 40 motos y 23 turismos. Son clientes de entre 25 y 50 años que demanda nuestros servicios tanto desde viviendas habituales como segundas residencias, hoteles, apartamentos, barcos de recreo e incluso de pesca, bares de la zona, playas... ¿Más cifras? Pues debo decir que nuestro objetivo es posicionarnos como empresa líder en servicio a domicilio en lugares con población inferior a los 50.000 habitantes, y a eso nos ayudará la App que estamos a punto de lanzar para Iphone y Android.

Compartir el artículo

stats