Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comarcas

Los 796 años de la catedral de Tui

Imagen reciente de la esplendorosa fachada principal de la catedral de Tui. FdV

Este próximo miércoles 1 de diciembre se celebra el aniversario del gran símbolo de Tui: su imponente catedral. Concretamente se cumplen 796 años de la dedicación de la catedral tudense, es decir, desde su inauguración. Y para ello se llevará a cabo una jornada de fraternidad sacerdotal que comprende una meditación a las once horas sobre el significado teológico de la dedicación del templo de Tui, expresión de la belleza de la fe arraigada en los apóstoles. A las 12, el obispo de la diócesis, don Luis Quinteiro Fiuza, presidirá la misa solemne acompañado por el cabildo, el clero diocesano y la asistencia de laicos. Posteriormente, tras la misa, tendrá lugar la conferencia de don Santiago Manuel Vega López, canónigo director del museo de la catedral, sobre el “presente y futuro del museo catedralicio diocesano”.

Hasta el año 1071 los obispos y canónigos convivían con los monjes del monasterio de san Bartolomé de Rebordanes, pero como aquel templo era muy reducido el obispo Pelayo Meléndez (1130-1356) determinó construir la nueva iglesia catedral en honor de Santa María, que fue inaugurada oficialmente por el prelado Esteban Egea el día de San Andrés, el 30 de noviembre de 1225.

Aspecto de fortificación

El nuevo templo no tenía entonces apariencia militar. En ocasiones las apariencias engañan, y así sucede en este caso cuando se contempla el monumento más representativo de la ciudad de doña Urraca. Todo el aspecto de fortificación, especialmente el almenado militar de la torre de san Andrés, situada al lado norte, fue construido en 1419 por el obispo Juan Fernández de Sotomayor. Y lo mismo se puede decir del estilo defensivo de la fachada principal, del adarve occidental y meridional del claustro, en cuyo ángulo se eleva el precioso torreón gótico que muestra el escudo de armas de los Sotomayor con tres fajas ajedrezadas.

Por lo tanto, todos los elementos característicos de catedral-fortaleza no son originales, sino que corresponden a complementos del siglo XV, dos centenas de años posteriores a la inauguración de la catedral, cuando los poderes feudales defendían la jurisdicción sobre la ciudad nombrando a sus regidores, jueces y otros cargos oficiales. Este señorío se extendía a otros territorios de la diócesis y duró hasta 1811, año en que fueron abolidos los señoríos jurisdiccionales.

El tipo de construcción defensiva que la catedral adquirió con las añadiduras refleja una época de gran tensión entre el poder eclesiástico y el secular, es decir, entre los obispos y los nobles que disputaban el señorío de la ciudad. Se hicieron famosos los enfrentamientos entre el obispo mercedario Diego de Muros y Pedro Madruga (don Pedro Álvarez de Sotomayor) quien, con la disculpa de comer un venado, fue al palacio episcopal e hizo prisionero al obispo maniatándolo y metiéndolo en una jaula de hierro. Lo retuvo quince meses en Portugal y exigió para su liberación 700 maravedís. Sin embargo, el 8 de mayo de 1482, en la iglesia ribereña de Santa Domingo, firmaron la concordia que fue confirmada por los Reyes Católicos el 6 de junio del mismo año.

Iglesia de frontera

A pesar de que seguirá difundiéndose por escrito y de boca en boca que el monumento más representativo de Tui es su “catedral-fortaleza”, sin embargo desde una consideración arquitectónica hay que calificarlo como templo de transición entre el estilo románico y el gótico. Por la situación geográfica también puede denominarse iglesia de frontera, aunque el calificativo más apropiado es el de iglesia de peregrinación porque la catedral compostelana sirvió como modelo de su planta original y de sus motivos decorativos, y además constituye uno de los monumentos más importantes del Camino Portugués a Santiago.

Debido al emplazamiento paisajístico, la catedral tudense posee un esplendor extraordinario que la hace particularmente atractiva y sugestiva, y a la vez merecedora de la celebración del 796 aniversario como anticipo de la conmemoración de los 800 años dentro de un cuatrienio, en 2025, cuando se espera una celebración por todo lo alto ante un aniversario tan señalado.

Emblema indiscutible de Tui, es el gran estandarte de su zona histórica y una visita imprescindible para todos los visitantes al municipio y especialmente para los peregrinos que realizan el Camino Portugués.

Compartir el artículo

stats