Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La visita agridulce de Álex Casademunt a Vigo

Álex Casademunt, durante la vista del juicio por agresión en Vigo.

Álex Casademunt, durante la vista del juicio por agresión en Vigo. Marta G. Brea

El fallecimiento del cantante Álex Casademunt, concursante de la primera edición de Operación Triunfo (OT), ha causado una gran consternación entre sus compañeros del popular programa, y entre otros rostros conocidos de la televisión, y es que el catalán, tras abandonar la Academia y un fugaz paso por los escenarios, reenfocó su carrera hacia el mundo televisivo como colaborador en diferentes formatos y cadenas. Por su carácter extrovertido, era uno de 'triunfitos' más queridos y solía contagiar su optimismo. De personalidad abierta y directa, también mostraba cierta rebeldía, y no se mordía la lengua a la hora de denunciar aquello que no le parecía bien. Fruto de esa forma de ser no estuvo exento de ciertas polémicas, una de ellas la que vivió en Vigo.

Ocurrió el 15 de enero de 2017. Casademunt visitó la ciudad olívica unos días para asistir a un cumpleaños junto a otros mediáticos rostros, casi todos integrantes de diversos 'realities' con los que compartió cena y noche de fiesta por diversos locales de la zona de marcha de la ciudad.

Publicación de Instragram de uno de los asistentes a la cena en la que estuvo presente Álex Casademunt.

Era la madrugada de un sábado a domingo cuando resultó agredido por un joven vigués - E.G.C., de 21 años -, en el interior de la sala Rouge Music Club, en la calle Pontevedra. Según relataron fuentes policiales, el altercado se habría debido a que el catalán se acercó a dos amigas del joven para decirles algo y éste "habría intervenido presuntamente para defenderlas", tras lo que se desencadenó una riña en la que el vigués golpeó al extriunfito con un vaso en la cara. Los dos implicados, que se denunciaron mutuamente por estos hechos, protagonizaron una pelea que terminó con el catalán en el hospital con doce puntos de sutura en su ceja y frente a raíz de un "vasazo" y con el joven vigués detenido por la supuesta agresión.

Días después el propio Casademunt publicaba en su perfil de Instagram una foto, mostrando las heridas en su rostro, y con un mensaje de tranquilidad a sus seguidores. "A pesar de lo aparatoso que parecía, estoy bien", anunciaba. Tras explicar lo ocurrido en un post, en el que matizaba que no había sido una agresión si no un "vasazo", horas después eliminó esa publicación, a la vez que agradecía a sus seguidores las muestras de apoyo.

La foto que compartió el propio Casademunt días después de su altercado en Vigo.

Un año y dos meses después, el extriunfito volvía a Vigo para asistir al juicio por estos hechos. Durante la vista, las cámaras del local donde se produjo la trifulca desvelaron lo ocurrido. Así, la fiscal del caso consideró que el vigués actuó en defensa propia y que había sido Álex Casademunt el que había iniciado la pelea. El vídeo mostraba cómo el agredido había recibido un puñetazo del exconcursante de Operación Triunfo cuando le increpó porque estaba molestando a una amiga en la discoteca y éste, como respuesta, le estampó un vaso en la cara a Casademunt, causándole heridas en un ojo y una oreja.

Casademunt con su abogada, a la entrada de los juzgados de la calle Lalín, en marzo de 2018. Marta G. Brea

Finalmente, hubo un acuerdo de conformidad entre las partes que concluyó con la condena de año y medio de prisión y 15.000 euros de indemnización para el agresor del catalán. Por su parte, Casademunt aceptó tres meses de multa, a razón de 4 euros diarios, por lesiones leves infringidas al vigués, y una sanción de 250 euros. "Estoy satisfecho con el resultado del juicio, yo no hice nada", declaraba Álex Casademunt a la salida del Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo.

Esa fue la huella agridulce del paso del tristemente desaparecido extriunfito por Vigo. De la alegría de una noche de fiesta, al hospital para terminar, un año después, en los juzgados.

Compartir el artículo

stats