Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agustina ballada ndeporte ä categoría | Jugadora senior y entrenadora de la base del Asmubal

“El confinamiento me ayudó a clarificar mi vida y Meaño me dio la oportunidad de salir de Argentina”

Agustina Ballada juega con el balón tras entrenar a las bases del Asmubal, aún en la cancha.

– ¿Cómo le llega la oferta desde España para entrenar a las bases del Asmubal?

– Fue a través de Mario, un representante de aquí en España, que llevaba una cartera de varias jugadoras con currículum y vídeos. El Asmubal buscaba un perfil que cuadró con el mío: primera línea, y titulada para poder entrenar en la base, porque pretendían una persona que reforzara al equipo sénior, pero que a la vez pudiera coordinar y entrenar los equipos base.

–¿Cuándo contactan con usted?

– Fue a inicios de este mes de septiembre. Todo se decidió muy rápido, porque yo tenía en mente el venirme a España. La pandemia me ayudó a clarificar las cosas: con el confinamiento entendí que era necesario salir y probar fuera de Argentina, y si aparecía una ocasión en España, que era el país europeo que me tiraba por el idioma, no la iba a dejar pasar. Y esa ocasión me la ofreció Meaño, y al momento decidí venirme.

Apoyo de la familia

–Fue una decisión osada la suya ¿no?

– En cierta medida, sí. Pero también pesó lo suyo la experiencia de mi hermana Sofía, con 20 años, que ya había venido el pasado año a España. Ella es primera línea, como yo, fichó por el Benidorm y este año dio el salto a Valencia con el Almazora. Cuando en julio volvió a Argentina con vacaciones me habló maravillas de España, de lo contenta que estaba, de las amistades que había hecho. Y eso acabó siendo el gancho definitivo para mí. Por eso, cuando me llamaron de Meaño, no lo dudé un instante, hice la maleta y me vine a la primera.

–Ella con 20 y usted ahora con 23, se lían la manta a la cabeza, dejando Argentina y familia para cruzar el charco ¿No le tiraron para atrás sus padres?

– Nuestros papás son muy compañeros, claro que se les hacía difícil ver que sus dos únicos hijos, que somos nosotras, se iban de casa y tan lejos, cruzando el océano. Pero ellos lo entendieron, y nos alentaron y apoyaron para seguir cada una su camino para perseguir el sueño.

– Curiosidad y viniendo a esta tierra, ¿tiene antecedentes de sangre gallega?

– Cercanos no. Sí refieren en la familia de un antecedente italiano, y en el caso de gallegos únicamente tenemos un vínculo por un familiar lejano, de hace generaciones, pero que no sé precisar.

Enorme inflación

–¿Cómo está la situación en la Argentina que dejó atrás?

– Es un país con muchísima inflación. Allí crece constantemente la distancia del peso argentino con el dólar y el euro, es un país dividido por unos partidos políticos muy polarizados, lo que manifiesta en un enfrentamiento constante.

– Un euro se traduce hoy en Argentina en unos 115 pesos. ¿Cuánto cuesta en Argentina, pongamos un café?

– Al margen del cambio oficial existe el cambio blue (en negro) para el dólar, por el que se obtienen dólares al margen de las restricciones oficiales, lo que hace que ese dinero sea mucho más caro. Un café costaba unos 100 o 120 pesos.

–¿Una barra de pan, una lata de refresco…?

– Una botella de Coca-Cola de 1,5 litros cuesta en Argentina unos 200 pesos, una caña de cerveza o una bolsa de pan de molde, 200 pesos… Menos de 200 pesos es difícil encontrar algo. Pero un sueldo base de los trabajadores de a pie en Argentina ronda los 20.000 pesos al mes (173,91 euros al cambio). Si tienes de pagar alquiler, pagar luz y demás… es insostenible llegar a fin de mes.

Hábitos y costumbres diferentes

–¿Qué cosas cotidianas percibe diferente en España y Argentina y que le han llamado la atención al llegar?

– Entre los muy jóvenes, fumar es más habitual acá. En Argentina los chicos de 16 y 18 años, o así, también fuman, pero no tanto como en España. Aquí lo hacen más normal, mismo a la salida de institutos. Y en la calle, me llama la atención que en las ciudades argentinas, como Buenos Aires, los autos se paran a cada paso para dejar pasar a peatones. En cambio aquí no, es más estricto: más semáforos y turno reglado para autos y para peatones.

–¿Cómo está resultando su adaptación aquí al haber llegado sola?

– Acá en Galicia la gente es muy cálida, y la acogida en Meaño ha sido muy linda. Todo están siendo facilidades, mismo en este mes, desde que he llegado, vivo con una familia vinculada al club, que me trata como una hija. Estoy pendiente con el club de buscar un sitio donde vivir en Dena, que me permita ir al pabellón a pie. Supongo que eso será más duro, pero me acostumbraré.

“Me encuentro a un equipo muy lindo”

–Dos partidos ya jugados con el sénior femenino ¿Qué equipo se encuentra en el Asmubal-Meaño al llegar?

– Me encuentro con un equipo muy lindo, dentro y fuera de la cancha. Dentro es un conjunto muy entregado, entrena muy bien, se aplica mucho en defensa y pelea cada balón. Con tan solo dos partidos de liga y unos pocos entrenamientos siento que me estoy adaptando muy fácil al equipo. Y fuera de la cancha es un grupo humano fantástico, que enseguida hizo sentirme como en casa... Las sensaciones están siendo muy buenas.

– ¿Qué tipo de entrenador se ha encontrado en Juan Costas?

–Me he encontrado con un técnico que, enseguida se nota, tiene muy trabajadas las sesiones, con entrenamientos muy dinámicos, rápidos, corrigiendo constantemente. Se percibe al momento que las jugadoras lo escuchan con mucha atención, siempre se hace el silencio enseguida cuando él habla, y acto seguido se aplican para corregir las cosas. Se nota que en la plantilla lo respetan mucho, que las jugadoras están muy contentas con él, es un entrenador que las está haciendo evolucionar tanto en el plano individual como colectivo.

–¿Combina usted balonmano y estudios en España?

–Sí, estoy haciendo el cuarto año de Arquitectura, tirando de la enseñanza a distancia que me ofrecen desde la Universidad Nacional de Avellaneda, que es donde estaba cursando la carrera. Para completarla me falta un poquito más de dos años, porque en Argentina la carrera es de 5 años y medio.

Compartir el artículo

stats