Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto tiene 4,6 millones para expropiar la parte privada de Vulcano

Vista de las instalaciones ahora propiedad de Astilleros San Enrique. FdV

Vulcano volverá a ser una única unidad productiva “antes de dos o tres años”. Es el plazo que el Puerto baraja para la aprobación de la nueva delimitación de espacios y usos (DEUP) que le permitirá, en caso de no llegar a un acuerdo con el actual propietario de los terrenos privados del extinto astillero vigués, expropiar 36.000 metros cuadrados a precio tasado con el objetivo final de unificar la concesión pública que saldrá a concurso a principios del próximo año con las parcelas ahora sin acceso al mar. El presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Vázquez Almuiña, confirmó que el propio plan de empresa de Praza da Estrela ya reserva una partida de 4,6 millones de euros para acometer este proyecto, clave, a su juicio, para mantener el potencial de la industria naval en la ría de Vigo.

El Puerto vigués trabaja, pues, en dos vías paralelas. En la primera, sacando a concurso una nueva concesión por los terrenos públicos (18.000 m2) y la lámina de agua, lo que tardará unos dos meses una vez reciba el plácet del Consejo de Administración. En la segunda, incluyendo la parte privada de Factorías Vulcano (hoy Astilleros San Enrique, propiedad de Marina Meridional) en los terrenos de interés público de la DEUP para poder integrarlos en el frente portuario, tal y como adelantó este periódico.

La reunión del Consejo de Administración de ayer abordó las condiciones de la nueva concesión, prevista inicialmente con una vigencia de 10 años, un plazo que para empresarios, sindicatos y Zona Franca resulta insuficiente para amortizar una inversión industrial, lo que generó un debate interno que llevó al Puerto a posponer a su próxima reunión –a finales de diciembre– la votación sobre este punto, antes de iniciar formalmente los trámites. Almuiña explicó que apostó por una década con vistas a recuperar e integrar antes la parte privada con la pública, pero se mostró dispuesto a ampliar ese rango de años (lo habitual en una concesión portuaria son 25 años) a cambio de que el futuro concesionario aporte más inversión, como recogió ayer la edición digital de FARO.

Inversión y empleo

La futura concesionaria, según los pliegos actuales, tendrá que invertir un mínimo de 1 millón de euros y presentar un proyecto de viabilidad y empleo a cambio de esos 18.000 m2 en Espiñeiro que se encontraban en manos de Astilleros San Enrique y que después de meses de reclamaciones, Almuiña confirmó que ya han sido devueltos al Puerto. Aunque inicialmente se contemplaba conceder una autorización de actividad profesional al astillero del grupo Merina Meridional mientras no se resolvía el concurso, el presidente portuario da por hecho que se descartará esta posibilidad dado que se prevé que la adjudicación se realice en torno a la próxima primavera.

Interior de una de las naves de Vulcano. Marta G. Brea

Asimismo, anunció que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha desestimado paralizar de modo cautelar el proceso por el que se recupera esta concesión tras un recurso de Astilleros San Enrique sobre el que todavía no se ha pronunciado. Precisamente, fuentes judiciales indicaron que el recurso se encuentra en trámite, mientras Almuiña recalcó que el Tribunal Supremo avaló la decisión de revertir la concesión. Astilleros San Enrique se ha quedado, en la práctica, como un astillero sin acceso al mar.

Compartir el artículo

stats