Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parajes

En la cima del castillo

En Póvoa de Lanhoso se alza uno de los baluartes medievales mejor conservados del norte luso. Junto a la fortaleza se levanta el templo del Pilar, que da nombre al gran macizo rocoso antaño inexpugnable

El Monte do Pilar se levanta sobre un imponente macizo granítico antaño inexpugnable vilajoaquina.com / joseolgon-wikipedia

Sobre la cumbre de piedra del Monte do Pilar emerge un castillo que evoca batallas, historias de amor, intrigas y leyendas. Este enclave de Póvoa de Lanhoso está considerado el mayor monolito granítico de Portugal y en la cima continúa la fortaleza inalterable al paso de los siglos. Declarado Monumento Nacional, en su interior hay un museo que cuenta su historia. 

Castelo de Lanhoso povoadelanhoso.pt

Relatan las crónicas que su edificación no se debe a la voluntad de un rey, como es habitual, sino a la del arzobispo de Braga en torno al año 1071 para la defensa de la sede episcopal. El castillo sería mejorado en el reinado de Afonso Henriques, pasando a tener torre del homenaje, principal testimonio del pasado y de su arquitectura medieval. Inaccesible por su localización, permitía aprovechar de forma perfecta el control visual de los valles de los ríos Ave y Cávado a través de un vasto horizonte.

En la torre del homenaje está instalado un núcleo museístico que ocupa dos plantas. En la primera se exponen objetos arqueológicos encontrados en el castro próximo al castillo, mientras que el segundo piso se utiliza como espacio audiovisual donde se proyectan vídeos y documentales que muestran la historia de la fortaleza y de las tierras de Lanhoso.

Detalle del castillo vilajoaquina.com / joseolgon-wikipedia

Junto a la edificación militar se encuentra otra religiosa, la iglesia de Nossa Senhora do Pilar, construcción barroca a la que se accede por una calzada sinuosa en la que se van alzando diversas capillas que conforman una Via Sacra de la Pasión, a imitación del Bom Jesus de Braga. Todo el trayecto está rodeado de un manto verde con especies vegetales de gran porte que forman un hermoso bosque.

El castro cercano fue descubierto a finales de los años treinta en la ladera del monte, en un lugar conocido como Lage Grande durante las obras de apertura de una carretera con destino al santuario y al castillo. El poblado fortificado estaba formado por cabañas de planta circular, típicas de la cultura castreña. En la actualidad varias están reconstruidas y puede verse cómo era la vida en la época.

Iglesia de Nossa Senhora do Pilar.

Iglesia de Nossa Senhora do Pilar. vilajoaquina.com / joseolgon-wikipedia

Además de su emblemático castillo, las tierras de Lanhoso tienen mucho que conocer, como el puente romano de Men Gutierres que cruza el río Ave, el románico de la iglesia da Fontarcada, la de Verim o el barroco del santuario de Nossa Senhora de Porto d’Ave, en la parroquia de Taíde. Aparte de la iglesia, incluye un museo de arte sacro, un via crucis y varios edificios, orginalmente dedicados al apoyo de los peregrinos. El interior de la nave alberga una notable azulejería del siglo XVIII con escenas de la Virgen y del Nacimiento.

la ruta: maria da fonte

Duración: 3 h. 20 min.

Dificultad: Fácil

Ruta: Señalizada PR 1

Coordenadas: 41º34,39’’N/ 8º16’25’’O

Desnivel medio: 180 metros

Longitud: 12 kilómetros

  • Qué ver: Travassos

    Museo del Oro

    El Museo del Oro de Travassos refleja la identidad de una comunidad ligada al trabajo de este material desde tiempos ancestrales. Muestra objetos de oro, vestimenta, utensilios, mobiliario y bibliografía relativa a la orfebrería. Acueducto de Caleiros.

  • Visita obligada: Caleiros

    Memoria campesina

    En el lugar de Leiradela, en la parroquia de Esperança e Brunhais, el acueducto de Caleiros sigue el modelo romano, un imponente ingenio construido con grandes bloques de granito sin argamasa. Encaminaba el agua de la sierra para el riego de campos.

  • Gastronomía: vinos, dulces y carne

    Trilogía del buen plato

    Lanhoso es un importante productor de vino verde, acompañante de una gastronomía en la que no falta el cabrito, el bacalao asado o los filetes a la Romería, plato típico en las fiestas de Porto d’Ave. Para endulzar, pão de ló, cavacas o rosquillas.

Compartir el artículo

stats