Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lección de un profesor gallego y un colegio asturiano en el que unos padres piden a su hijo que "no dejes de pintarte las uñas"

El tuit de un profesor del centro poniendo en valor el mensaje conmueve en las redes: "Estoy sobrepasado"

La orientadora Liliana García y el profesor Alejandro Leiras, ayer, en un pasillo del colegio Santo Domingo de Navia. | A. M. Serrano

El gallego natural de Cedeira Alejandro Leiras llegó como profesor al colegio Santo Domingo, de Navia –con 270 alumnos y una veintena de docentes– hace tres cursos. Se encontró con un ambiente “especial”, de respeto, tolerancia y solidaridad que, confiesa, hasta la fecha no había experimentado en otros centros educativos. Ahora, un post que escribió en una conocida red social para compartir el mensaje de amor incondicional de unos padres a un niño que halló en una agenda escolar se ha convertido en viral y ha tocado el corazón de muchas personas.

“Nunca dejes de usar cosas rosas, de pintarte las uñas y/o usar vestidos porque a alguien no le gusten. Nosotros te amamos y te amaremos tal y como eres”, reza el escrito que los padres firmaron en la agenda del niño, que usan profesores y padres para conocer cómo evoluciona académicamente el alumno y las tareas pendientes. Alejandro Leiras hizo una foto del mensaje en la agenda, la colgó en una red social y la entrada sumó nada menos que 28.100 “me gusta”.  

     En el centro hay especial preocupación por salvaguardar la identidad del menor y de la familia protagonista, por eso no creen oportuno profundizar más en la que consideran una anécdota. Ese no es el único mensaje de amor incondicional que leen cada semana. Hay otros de ánimos y admiración que llegan del seno familiar y que los tutores leen gustosos a los alumnos cuando ellos todavía no saben hacerlo por sí mismos.

Alejando Leiras se confiesa “sobrepasado” por la repercusión del tuit, una aportación casi casual porque él no utiliza mucho las redes sociales. En la conversación que mantiene con este diario en el mismo colegio participa también la orientadora escolar desde 2003, Liliana García, quien detalla que el centro educativo transmite el valor del respeto y la “mentalidad abierta” desde el primer curso de escolarización. “Lo importante es que aquí todos somos iguales; la inclusión es el valor principal, al margen de los gustos, de lo que hagamos”, detalla García. De hecho, hay proyectos para trabajar el valor del respeto en todos los cursos y eso se nota en el aula y en el día a día. “Nadie dice nada al otro por llevar esto o aquello, ser de una u otra forma; estamos muy orgullosos de nuestra convivencia”, incide García.  

     El colegio naviego se ha convertido en una referencia en el comarca a la hora de hacer de la diferencia, entendida esta como algo que no es igual a lo tradicional o imperante, “algo normal”. “Respiran desde pequeños ese ambiente y eso se nota cuando son adultos”, añade la orientadora. El trabajo del centro es, en este sentido, “intenso”. Al margen el currículo escolar, se estudian, diseñan y evalúan propuestas para facilitar la convivencia en caso de conflictos.

En Primaria, ya hay mediadores, es decir, alumnos que de forma voluntaria se forman con los profesores (quienes, a su vez, están especializados en esta materia) para poder hacer de interlocutores de las partes ante un conflicto entre sus compañeros. El objetivo no es buscar culpables ni hacer sesudos razonamientos, “más bien encontrar soluciones a problemas”. Son los alumnos los que al final logran ser “asertivos, democráticos, participativos” y, además, capaces de encontrar respuestas. En el colegio calculan que las intervenciones del adulto, gracias al programa de mediadores, se redujeron un 70 por ciento.

Alejandro Leiras añade que lo importante y el gran objetivo “es siempre el bienestar del alumno y del hijo”, que acuda a clase seguro y que, más tarde, esa seguridad la proyecte en la sociedad, ante los retos de su vida diaria. “Y, para ello, hay que aceptarse, tener una autoestima alta”, opina.

En ese proceso de crecimiento personal las familias tienen un papel de peso y por eso Alejandro Leiras se animó a hacer público ese mensaje. “Y en este proceso los profesores podemos ayudar, sin duda”, subraya. Él cree que mensajes como el que hizo viral son necesarios en la sociedad. A él particularmente le animan a seguir adelante en la a veces difícil tarea de inculcar respeto por las decisiones de los demás. En este camino, señala, es fundamental hablar de emociones y de su expresión. 

Compartir el artículo

stats