Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Churruca toma el testigo del Casco Vello con los botellones

La calle Churruca y su entorno concentraron a decenas de jóvenes haciendo botellón

La calle Churruca y su entorno concentraron a decenas de jóvenes haciendo botellón

Las ganas de fiesta en Vigo parece que son como la materia: ni se crean ni se destruyen, se transforman.

Si durante el mes de marzo fueron habituales las fiestas ilegales en domicilios cuando aún estaban prohibidas las reuniones nocturnas entre no convivientes, la calle Teófilo Llorente reunió a centenares de jóvenes haciendo botellón cada fin de semana hasta el final del estado de alarma.

La Plaza de Portugal volvió a acoger un botellón varios meses después /

La Plaza de Portugal volvió a acoger un botellón varios meses después /

Ahora, a una semana del fin de la obligatoriedad de la mascarilla al aire libre, los jóvenes vigueses parecen "emigrar" hacia zonas más altas de cara al verano. La Plaza de Portugal y Churruca recuperaron este fin de semana el aspecto habitual de cualquier noche de fiesta de la "vieja normalidad".

El botellón de esta madrugada en la Plaza de Portugal

El botellón de esta madrugada en la Plaza de Portugal

Y es que desde el cierre de las discotecas el 15 de agosto -con el mismo número de casos activos que ahora mismo- la céntrica calle no había vuelto a vivir imágenes así. Aquella noche, un nutrido grupo de jóvenes protestó a su manera contra el fin del ocio nocturno.

10 meses después y con la vacunación entrando en su recta final, los hosteleros del sector muestran su preocupación por estos hechos y temen que pueda retrasar su ansiada reapertura.

Tumulto en Churruca contra las restricciones en el ocio nocturno CEDIDO

A la espera de las conclusiones de la prueba piloto realizada por la Xunta en la discoteca Tokyo y otros cinco locales el sábado pasado, desde APEMER denuncian que varios establecimientos están incumpliendo la normativa vigente, propiciando concentraciones como la vivida de madrugada en el centro de Vigo.

Y es que mientras la Plaza de Portugal, Churruca o Cervantes se llenaban de jóvenes haciendo botellón, los bares del Casco Vello registraban una de las tardes más tranquilas de los últimos meses, contando incluso con mesas libres pese a que el tiempo no invitaba a ir a la playa.

Compartir el artículo

stats