Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zona Franca da un paso más en su plan para instalar 43 electrolineras

Vista general del PTL de Valladares

Vista general del PTL de Valladares Marta G. Brea

“Favorecer la responsabilidad de la sociedad frente al cambio climático y la degradación del medio ambiente, así como impulsar el uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular”. Es el objetivo que, en palabras del delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, David Regades, se fundamenta el proyecto de instalación de 43 puntos de recarga para vehículos eléctricos en espacios de los que es titular la entidad. Estarán ubicados en Porto do Molle, Bouzas, Balaídos, Valladares y A Granxa. Su comité ejecutivo ha concedido el ok a la oferta pública para el arrendamiento de diferentes zonas con la intención de llevar a cabo esta acción en los próximos meses.

La licitación se prevé en septiembre. La duración del contrato de arrendamiento será de 15 años, con posibilidad de prórroga por cinco años adicionales, según detallan desde la entidad. Esta operación permitirá a la Zona Franca ser “la administración pública con la mayor red de electrolineras de Galicia”, como indica Regades. “Somos líderes en innovación en nuestras infraestructuras industriales y, con esta implantación, seguimos en la vanguardia de los parques en Europa”, apunta antes de defender que esta actuación del Consorcio “crea un valor añadido para la ciudadanía” en un panorama actual marcado por la sostenibilidad.

"Pretendemos impulsar el uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular”

David Regades - Delegado estatal en la Zona Franca de Vigo

decoration

El organismo estatal contempla la instalación de 10 puntos de recarga semirrápida en el parque empresarial de Porto do Molle –cuatro estarán en el Edificio Tecnológico Aeroespacial y seis, en el Centro de Negocios–, cinco de semirrápida en el área portuaria de Bouzas –tres en la zona exterior de aparcamiento de la nave 0 y dos en la zona exterior de aparcamiento de la nave 2–, 20 de semirrápida y dos de rápida en Balaídos –en el acceso a la portería principal y en el acceso a la portería oeste–, dos de semirrápida en el Parque Tecnológico y Logístico (PTL) de Valadares –en el centro de servicios– y una de semirrápida y tres de rápida en el centro de servicios del polígono industrial de A Granxa. De los 43 puntos previstos, seis se colocarán en zonas interiores –cuatro en Porto do Molle y los dos del PTL de Valladares–.

“Con esta oferta pública, se pretende promover la implantación de un conjunto de puntos de recarga de vehículos eléctricos mediante el arrendamiento de distintos espacios distribuidos en los parques empresariales y polígonos industriales del Consorcio. De esta manera, se persigue contribuir al esfuerzo que las distintas instituciones están realizando a favor del vehículo eléctrico”, apuntan desde la Zona Franca, a la vez que detallan que “será el licitador el que decida las potencias de acuerdo con la demanda existente y la localización”, así como el presupuesto.

Una de las entidades que surfea la ola verde es la Unión Europea. Ha fijado en un 55% el objetivo de reducción de las emisiones de CO2 para el año 2030. Uno de los instrumentos más importantes para alcanzar el objetivo: la sustitución de vehículos con motor de combustión por eléctricos. La misma filosofía muestra la Comisión Europea: acaba de hacer pública su intención de prohibir la venta de automóviles con motor de combustión en 2035. Con esta estrategia, se busca, además, crear una oportunidad para que la industria europea sea más competitiva en el sector mundial del automóvil.

Con este servicio, la Zona Franca también quiere fomentar el uso de vehículos ecológicos y sostenibles entre los miles de personas que trabajan en las empresas de los polígonos y transmitir una imagen de modernidad. Y es que la sostenibilidad es uno de los factores capitales en la hoja de ruta de la entidad.

Compartir el artículo

stats