Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rozabales, en Aldán, con más suerte que nunca.

Rozabales, en Aldán, con más suerte que nunca. |

Aprovechando que es época de sorteos de lotería, que si Navidad, que si el Niño, el quioco de referencia en Aldán, cambió su habitual diseño para ofrecerse más atractivo a sus clientes, que también son amigos muchos de ellos. Ahí está en faro, que dicen que es el de Punta Couso, que se fugó de su encarcelamiento.

Conversar sí, pero con luz y taquígrafos

Vamos a ver. No es para nada criticable que el gobierno local se reúna con miembros del grupo inversor que es propietario de los terrenos donde ahora se sitúa el gran aparcamiento público de Cangas, en la zona de Altamira, dentro de la Unidad de Actuación Número 5. Es lógico, hasta conveniente que ambas partes mantengan contacto para desarrollar una zona que quedó atrapada por los tribunales antes de lo que lo hiciera la crisis del ladrillo. Su desarrollo es vital para estructurar Cangas. Lo sabe el gobierno y también la oposición. Claro que estas conversaciones tienen que ser con luz y taquígrafos. Lo otro es absolutamente normal.

Baloncesto a escondidas

Lo que da pena es lo de las canastas que salpican el paseo del Camiño Real que atraviesa Cangas. Nunca vi a nadie practicar el baloncesto en esas canastas ubicadas en ridículas canchas. Que nadie se olvide que es dinero público malgastado en un capricho de pésimo gusto. Si que es un buen lugar para reuniones clandestinas tanto políticas como de otro orden. La tenue luz que alumbra la canasta desfigura los rostros que se acercan.

Compartir el artículo

stats