Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tokyo 2020

Vigo abrocha la tercera medalla olímpica de su historia gracias a Nico Rodríguez

Jordi Xammar y Nico Rodríguez posan con sus medallas de bronce en Tokio

Jordi Xammar y Nico Rodríguez posan con sus medallas de bronce en Tokio

Desde las ocho de la mañana de este miércoles Vigo puede presumir de tener un nuevo medallista olímpico entre sus vecinos. Nicolás Rodríguez García-Paz, a sus 30 años y en sus primeros Juegos, ha conseguido el bronce en la clase 470 de vela junto a su compañero barcelonés Jordi Xammar (27 años) en el campo de regatas de Tokyo 2020. Un título que se le había escurrido a los regatistas de Vigo y que de desde hoy lucirá con orgullo en el libro de honor del Real Club Náutico. Aunque esta no será la primera presea olímpica que colgará al cuello de un vigués. Esta distinción ya la habían conquistado el futbolista Moncho Gil en Amberes 1920 y la jugadora de balonmano Begoña Fernández en Londres 2012. También es la quinta medalla para la vela gallega. Rodríguez sube al podio igual que lo hicieron en 2012 los regatistas Támara Echegoyen y Sofía Toro en 2012 y Fernando Echávarri y Antón Paz en 2008.

Nico Rodríguez entrena en aguas de la ría de Arousa en 2009 junto a Sergio Crespo Jose Luiz Oubina

El destino de Nico Rodríguez estaba escrito en sus genes. Nieto de un Comandante de la Marina e hijo de una madre deportista y un padre apasionado por la pesca, empezó a destacar en la vela desde muy temprano con títulos nacionales y autonómicos en las clases Optimist y 420. Su sueño siempre fue poder acudir a unos Juegos Olímpicos, pero después de una aventura en Canarias que no salió todo lo bien que él había esperado decidió arriar el velamen y marchase a los Países Bajos para centrarse en su otra carrera profesional, la Odontología. El vigués se había licenciado por la Universidad de Santiago en 2014 y optó por esta vía cuando pensó que su carrera deportiva se había estancado.

Una llamada lo cambió todo

Pero todo cambió al término de los Juegos de Río 2016, cuando Nico Rodríguez se encontraba preparando las maletas para un proyecto profesional como dentista. Jordi Xammar, después de competir en Brasil, contactó con él por teléfono gracias a la mediación del entrenador de la también gallega Támara Echegoyen. El barcelonés le pidió que formase pareja con él de cara a competir en la clase 470 en Tokio. Un reto que el regatista vigués (y celtista de pro) no dudó en aceptar. Ahí estaba su sueño olímpico. Así que tras cinco años en los que juntos conquistaron tres medallas mundiales y dos europeas, los regatistas españoles consiguieron en el campo de regatas de Enoshima el objetivo que les había unido: un metal de bronce en unos Juegos Olímpicos.

Moncho Gil y Begoña Fernández, en imágenes de archivo

De esta manera Nico Rodríguez se suma a los otros dos vigueses laureados en unos Juegos: Moncho Gil y Begoña Fernández. El primero lo consiguió con la selección española de fútbol Amberes 2020. Ramón Gil Sequeiros (Vigo, 1897) jugó como extremo en el Real Vigo Sporting y después de su fusión con el Fortuna, también lo hizo en el Celta. Aquellos Juegos en Bélgica supusieron el primer torneo internacional para la selección española y el estreno no pudo ser mejor: medalla de plata. Moncho Gil disputó dos partidos de ese campeonato ante Italia y los Países Bajos. Murió en enero de 1965.

La otra medallista viguesa es mucho más reciente. Begoña Fernández (Vigo, 1980) conquistó el bronce junto a las Guerreras de balonmano en Londres 2012. Lo hizo, además, como capitana y parte vital del engranaje de aquella selección. La pivote lideraba aquel equipo junto a Marta Mangué, Eli Pinedo o Macarena Aguilar. Se encuentra retirada desde 2015, es madre y trabaja como auxiliar de enfermería en su ciudad natal. Tras de sí dejó 182 partidos con la selección española, 395 goles, una plata europea y un bronce mundial. A nivel de clubes la jugadora gallega posee más de veinte títulos en equipos españoles como el Porriño, la Eliana, Itxako y el Elda, y en los conjuntos europeos donde ha jugado como el Zajecar serbio y el Vardar macedonio. Este año fue nombrada deportista de la década en Vigo en la Gala del Deporte.

Compartir el artículo

stats