Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo natural crece en el Ourense vaciado: “El rural está de moda”

La pandemia alimenta el senderismo y las visitas a los entornos naturales de la provincia, con un perfil de turista que obedece a familias y grupos de diferentes puntos de la geografía gallega

Dos mujeres miran un panel informativo en el Castro de Santomé.   | // F. CASANOVA

Dos mujeres miran un panel informativo en el Castro de Santomé. | // F. CASANOVA

1.000 turistas registrados en la comarca de Monterrei; 3.000 consultas en Allariz; en Bande un ‘sold out’ en el aparcamiento de caravanas y multitud de visitantes al Aquis Querquennis; A Veiga, con un repunte de turistas para ver los lagos glaciares; la Ribeira Sacra y los Balcones de Madrid con hileras de coches aparcados sobre el arcén; y los concellos del rural ourensano apurando la conservación y el mantenimiento de senderos y zonas naturales ante el bum de demanda provocado por una pandemia que exaltó la necesidad de buscar aire libre, en una provincia con un patrimonio natural único.

El Ourense vaciado abraza una tendencia que de turismo natural, que puede ser la única faceta positiva que haya traído la pandemia. En Ribadavia la maquinaria se apresura para limpiar caminos por los montes, en Cea se descubren 100 kilómetros de senderismo con 12 o 15 rutas más, en O Barco ya proyectan una ruta de más de 10 kilómetros que recorrerá las localidades de Reporicelo, Oval, O Castro, Xagoaza y Nogaledo, en Celanova ya planean una ruta en torno a la iglesia románica de San Pedro de A Mezquita. El rural está de moda y los concellos del interior de la provincia se animan a incrementar la oferta de una tendencia que genera demanda fin de semana tras fin de semana.

Imagen de una ruta en el Xurés. //FdV

Uno de los concellos con un bum de visitas está siendo Bande. La escena de la serieEl desorden que dejas’ con Inma Cuesta, Aron Piper y Roque Ruiz en el Aquis Querquennis supuso un impulso para visitar la zona. La regidora del municipio, Sandra Quintas (PP), explica que “mucha gente está viniendo por la serie, eso es cierto, estos días el Aquis está lleno de agua, es una pena, pero bueno se puede visitar igual”.

Y añade que “la verdad que no contábamos para nada que hubiera tantas visitas en el puente de San José ni en Semana Santa. Notamos mucha afluencia de un turismo de caravanas, gracias al aparcamiento que tenemos en el concello y se está consolidando este turismo por la gente que viene y porque hay mucha gente que no conocía esto y repite. Quedan enamorados de la zona”.

El turismo natural siempre estuvo, pero es, en estos tiempos, cuando apremia la necesidad de conectar con la naturaleza y explorar tesoros próximos que antes no se valoraban tanto. La regidora señala que “creemos que sí y esperamos que se estabilice este turismo natural y de interior. Tenemos la esperanza de que tenga continuidad poco a poco”.

Imagen del Aquis Querquennis del fin de semana pasado. //FdV

Las fotografías del Aquis Querquenis recorren las redes como la mejor campaña de marketing para un concello que tiene en la rectoral de Santa Comba, iglesia más antigua de Galicia. Sandra Quintas señala que “vamos a incrementar las infraestructuras en esa zona, para dar más servicios”. El turista que llega a Bande parte de la costa. “La mayoría son de la zona de Pontevedra y Vigo que viene buscando tranquilidad, la gente la verdad es que lo que me transmite es que queda encantada”.

Desde el corazón del Xurés

“Notamos la afluencia de muchísima gente y es algo que va creciendo”, afirma Plácido Álvarez (PP), regidor de Muíños. El municipio recibe cada vez más curiosos por ver un patrimonio vivo, como es el Parque Natural del Xurés, por donde no solo senderista recorren sus paisajes, si no que los ciclistas también cada vez son más.

"Lo importantes es que venga mucha gente para que la gente que está aquí trabaje”

decoration

“Tenemos 127 km de rutas y senderismo, lo que ofertamos es una variedad de alternativas que hacen atractivo el municipio y también el complejo de O Corgo, para deportes náuticos y también patrimonio arquitectónico. El rural está de moda, por ejemplo, el fin de semana pasado fue un abarrote total, así que esperemos que sigamos así, es la mejor manera de ayudar al tejido emprendedor y empresarial, como los hosteleros. Lo importantes es que venga mucha gente para que la gente que está aquí trabaje”, dice el alcalde de Muíños.

Todos coinciden con la importancia del mantenimiento de las zonas establecidas, pero también en iniciativas y proyectos que aumenten la oferta de turismo natural, en un momento de necesidad de libertad. “Estamos pendientes de terminar un par de senderos más, como uno que es la ‘frontera esquecida’ que es un sendero espectacular que recorre el embalse de As Conchas uniéndolo con la Vía Nova, con eso creemos que tenemos mucha variedad y una oferta supercompleta, como dice la gente joven ahora”, aclara Plácido, que finaliza diciendo “ahora es cuando estamos conociendo nuestra tierra, hizo falta una pandemia para darnos cuentas del patrimonio natural, arquitectónica y cultural que tenemos en esta provincia”.

Dos mujeres en una senda de la ciudad. //FERNANDO CASANOVA

El bucólico Boborás

Cercano a Carballiño, pero con núcleos más dispersos y con un abanico de posibilidades de no encontrarse con nadie por diferentes rutas. Patricia Torres (PP), la regidora del municipio, señala que “siempre hubo turismo natural, siempre tuvimos rutas de interés para los senderistas, pero sí que es cierto que desde el verano notamos más gente, nunca vimos tanta gente como este verano. Creemos que es por esa necesidad de conectar más con la naturaleza y escapar de las zonas donde se producen más aglomeraciones”.

Escapar a la playa siempre es una posibilidad, pero planear una ruta al aire libre se ha vuelto costumbre en tiempos de pandemia y eso revitaliza el rural ourensano. Patricia señala que “en el municipio tenemos 6 casas de turismo rural que lo pasaron muy mal durante toda la pandemia, porque primero fue el confinamiento y después estuvimos cerrados en dos ocasiones, así que es muy bueno e importante este auge del turismo natural no solo para mover la economía del municipio, si no también para que la gente viaje y conozca sitios, porque nunca se sabe si pueden llegar, en un futuro, a ser vecinos del concello. Es muy positivo este crecimiento”.

“Es un cambio de concepto de turismo que viene dado por la pandemia está claro"

decoration

El perfil del turista suelen ser familias que se evaden por los montes carballiñesas, por la naturaleza de la Baixa Limia o por las distintas rutas de la provincia, pero también son grupos de amigos que programan un plan, que lejos de ser alternativo, se convierte en semanal. “Es un cambio de concepto de turismo que viene dado por la pandemia está claro, pero es un turismo sano, es un turismo que implica conocer la riqueza de la naturaleza y eso anima a que se sigan promocionando por nuestra parte y descubriendo por la parte del turista, los grandes tesoros que tenemos en esta provincia.

Los concellos abrazan el turismo natural como un instrumento no solo de promoción del interior de una provincia que pierde peso, si no como un embrión para dar a conocer lugares y localidades atractivas para fijar población. El Ourense vaciado se muestra esperanzado ante una nueva tendencia, para que sea más que una moda y se convierta en costumbre. Los tesoros de Ourense como el Xurés, la naturaleza, Pena Trevinca o mil sitios más solo se descubren caminando (o en bici).

Compartir el artículo

stats