Martes, 11 Diciembre 2018

Noticias | Planes

Las murallas, sus diversas funciones

En Pontevedra el vino solo podía introducirse por la puerta de Santa Clara, que comunicaba con el Camiño Vello de Castela
05-11-2012 07:12
3 votos
Puerta de la que fue Delegación de Hacienda.  // N. Parga

Puerta de la que fue Delegación de Hacienda. // N. Parga

Este Itinerario de Antonino, según de la Peña Santos, se correspondería con la mansión conocida por TVROQVA, inmediata al puente originario levantado sobre el Lérez, que no ha sido posible localizar. Las fuentes medievales hacen referencia a sus ruinas, denominación que bautizarán el burgo medieval que surja a su sombra: Pontus Veteris, Pontis Veteris, Vetula Ponte...

El llamado renacimiento urbano de los siglos XI y XII, que en Galicia habría que denominar sencillamente nacimiento, surge al calor de los caminos y puentes de época romana. Pontevedra hace su aparición en la historia en 1169, con motivo de la concesión de un fuero o privilegio funcional por parte de Fernando II de León y Galicia (1157-1188).

En todo burgo medieval era preciso levantar una muralla que amparase y controlase a la población de intramuros, fuera quedaban los arrabales y burgos. Alfonso X (1221-1249) en Las Partidas lo expresa con rotundidad (1221-1248), al definir a la ciudad como todo aquel lugar que es cerrado de los muros con los arrabales et los edificios que se tiene con ellos.

Las funciones de la muralla eran diversas: protección frente a los enemigos, pero también frente a las epidemias no permitiendo traspasar las puertas a los infectados. Este control sanitario podía invertirse y una población infectada levantaba una bandera de aviso, para ahuyentar a los caminantes y prohibir la salida de sus vecinos. También poseía una función moral, como la de disponer que las mujeres de partido ejercieran su actividad fuera del recinto intramuros; en Pontevedra se localizaba en el solar que, andando el tiempo, se empleará para levantar el santuario de la Peregrina. Ya hemos visto la decidida actitud de los mareantes a no permitir el alojamiento de la tropa en sus casas, mientras que sus mujeres estuvieran desprotegidas por su ausencia.

Con todo, la función más importante de las murallas era la de proteger el tránsito de mercancías, base de las fiscalidad: los dos productos básicos de la economía pontevedresa, el vino del Ribeiro de Avia y la sardina otoñal capturada por los cercos, debía sujetarse a unos itinerarios inamovibles.

En Pontevedra el vino solo podía introducirse por la puerta de Santa Clara, que comunicaba con Camino Vella de Castela, por donde introducían los arrieros a lomos de mulas y en pellejos adobados los caldos de Avia; la puerta de Trabancas, que abría la plaza de la Ferrería al camino portugués, comunicaba con los viñedos del Baixo Miño; aprovechando las facilitades que ofrecía la Depresión Gallega, sus transportistas empleaban carros de dos bueyes y otras tantas ruedas, que transportaba cada uno una pipa de vino.

Los tratantes de pescado también tenían señaladas estas dos puertas y la de Ponte do Burgo; son arrieros que transportan en el viaje de retorno cargas de pescado curado al interior del país, envasado en banastas o canastas, nunca pipas o botas. Este medio de control sobre el tránsito por tierra de los dos principales productos comerciales poseía la suficientemente efectividad para que los arrendadores de las rentas reales, en 1594, demandaran al concejo que mantuviera vigente esta antigua costumbre.

El recinto amurallado, como sucedía en otras poblaciones no permanecía inalterable, sino que se adaptaba a las nuevas exigencias demandadas por una población cada día más voluminosa, a pesar de las pestes y guerras. El núcleo originario pontevedrés se ceñiría al entorno de la parroquia de Santa María, única existente hasta la aparición de la de San Bartolomé (solar del actual Liceo Casino), en torno a 1242. Sus límites coincidirían con los actuales de la parroquia de Santa María.

El eje poblacional viene marcado por las rúas, que partiendo de Santa María, alcanzan la puerta de Santa Clara: entre rúa y rúa surge una plaza que será integrada en el recinto amurallado cuando este se amplíe; la plaza de Cinco Rúas cumple esta función en torno a 1250; tras ella se sitúa la del Campo da Herva (actual Méndez Núñez). Una nueva ampliación origina las plazas de la Feria Vella y Leña. Por último y en relación a la merced de Enrique IV (1454-1474) de una feria franca de un mes de duración, con que premiar a las poblaciones que le fueron fieles en las revueltas nobiliarias: Betanzos y Pontevedra, ambas en 1467.

La reforma fiscal protagonizada por el ministro de Hacienda Alejandro Mon Pidal, en 1845, con familia ligada a Pontevedra, permite la demolición de las murallas, al optar por otros sistemas de control de los consumos, como los fielatos, que muchos pontevedreses recordarán como una caseta de madera al pie del puente de la Barca.

El rechazo de las personalidades liberales por todo aquello que les recordase el Antiguo Régimen, al que aplicaban la infamante denominación de feudal, impidió la salvaguarda de algún testimonio de la muralla; además, la fotografía todavía se encontraba en mantillas y no pudo recoger el aspecto medieval de la ciudad. Este cometido corresponde al pintor ferrolano Jenaro Pérez Villamil, que visita Pontevedra en 1849, y retrata con gusto romántico los espacios más significativos: vista de la ría, torres arzobispales, plaza de la Herrería...

De las murallas solo se salvó, y en parte, la puerta de Santo Domingo, junto a las casas consistoriales, que proyectaba en 1789, por Antonio de Soto en gusto neoclásico, fue trasladada al desamortizado convento de San Francisco, sirviendo hasta hace poco de portada de la Delegación de Hacienda.

* Dedicado a Antonio de la Peña Santos y a Enrique Sotelo Resurrección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores 

Encuentra los eventos de

Más planes

Deja tu comentario
  Centinela del atlántico, esta localidad de Sanxenxo despliega sus encantos entre dunas [..]
Deja tu comentario
"Michael Dotson es uno de los mejores artistas cuando hablamos de verdadero blues", dice el [..]