Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué la variante inglesa de coronavirus arrasa en Galicia?

Un mensaje del Servicio Nacional de Salud (NHS) advierte sobre la propagación del coronavirus en el University College Hospital, Londres

Un mensaje del Servicio Nacional de Salud (NHS) advierte sobre la propagación del coronavirus en el University College Hospital, Londres

La variante inglesa B.1.1.7 supone ya más del 95% de los casos de coronavirus en Galicia, tal y como apuntaba esta mañana el comité clínico tras la reunión de ayer en la que se han fijado las nuevas restricciones en la comunidad tras la Semana Santa. Un estudio realizado por investigadores de los siete hospitales de referencia de las áreas sanitarias gallegas concluye el 100% de las muestras de coronavirus que se analizan en el área sanitaria de A Coruña y Pontevedra son de la variante británica. En el área sanitaria de Vigo, el porcentaje es del 91%.

Principales variantes conocidas del SARS-CoV-2 Hugo Barreiro

Probablemente más letal

El ministerio que dirige Carolina Darias señaló sobre variantes que la británica es “más transmisible, probablemente más letal, y no parece que su escape a la inmunidad (adquirida tras infección natural o vacunación con variantes previas) sea importante”.

Dos recientes estudios en las revistas “Nature” y “British Medical Journan” asocian esta variante inglesa con un incremento de la mortalidad del 55% y el 64%, respectivamente. Se trata de investigaciones ponderadas que descartan que la mayor mortalidad producida por esta “variante de preocupación” se deba a la saturación hospitalaria registrada hace meses en Reino Unido, país en el que fue descubierta en septiembre del pasado año.

Aunque son no menos de 8 las variantes “de preocupación” o “de interés” bajo el foco científico en diversas partes del mundo, para el Sergas las de interés en Galicia se reducen a tres: la sudafricana, de la que sólo tienen en la actualidad constancia de un caso en el área de Pontevedra; la brasileña, de la que se ha localizado un caso en Vigo; y la citada variante británica, que en la actualidad se estudia por medio de técnicas de PCR específicas en un muestreo aleatorio semanal de todos los casos COVID confirmados. Ciertos equipos de PCR permiten identificar esta variante por un fallo en la detección de genes que codifican la proteína “S” del coronavirus SARS-CoV-2.

En cuanto a las medidas especiales que se hayan podido tomar en Galicia para frenar la propagación de estas variantes, el Sergas considera que, si bien es sabido que la transmisión es mayor en estas cepas, el mecanismo de transmisión es el mismo y por tanto las medidas aplicadas hasta ahora para el control de los contagios siguen estando vigentes.

Como recuerda el Ministerio de Sanidad en su último informe sobre variantes del SARS-CoV-2, las medidas de prevención (mascarilla, distancia interpersonal, higiene de manos y ventilación) son eficaces para todas las variantes.

Investigaciones en Brasil

Tres estudios realizados en Brasil sobre la variante brasileña P.1 sugieren su capacidad para infectar personas que ya habían pasado la enfermedad en brotes anteriores. Aunque se trata de investigaciones que no han sido todavía publicadas en revistas científicas –y por tanto no han sido revisadas por pares–, experimentos en laboratorio apuntan a esta probabilidad. Los datos apuntalan la tesis de que esta variante P.1, menos estudiada por el momento que la británica, es en parte responsable de la catastrófica segunda ola de coronavirus en Manaos, ciudad que según algunas estimaciones había alcanzado un 76% de población infectada en una primera ola también devastadora en la primavera pasada. “Es correcto preocuparse por la P.1, y estos datos nos dan la razón para ello”, señala William Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard (EE UU), en un reportaje del prestigioso periodista científico Carl Zimmer para “The New York Times”. Hanage y Nuno Faria, virólogo del Imperial College de Londres, señalan que para frenar esta y otras variantes es preciso mantener y reforzar las medidas de prevención –mascarillas, distancia social, ventilación–, así como acelerar el proceso de vacunación lo antes posible. En cuante a la variante sudafricana B.1.351, el informe del Ministerio de Sanidad apunta que ya se han detectado 50 casos (un caso esporádico y 6 brotes, 5 de ellos sin vínculo conocido con los países más afectados), y que existe la posibilidad de que “escape” a la repuesta inmune adquirida tras una infección natural o la inducida por algunas vacunas.

Compartir el artículo

stats