Brochetas de rape y gambas

0 votos
Brochetas de rape y gambas

Una manera divertida de comer marisco

Ingredientes:

  • 400 g de rape, 16 gambas peladas, 12 ciruelas pasas deshuesadas, 1 limón, 2 lonchas gruesas de beicon, coñac, perejil, pimienta, aceite de oliva, sal.

Las ciruelas se remojan en un poco de coñac durante 30 minutos. Aparte, en un cuenco se mezclan tres cucharadas de aceite, el zumo de limón y una ramita de perejil picado menudo.

El rape —limpio y cortado en cuadrados— se añade al adobo con las gambas y se deja macerar durante 30 minutos en un lugar fresco, removiendo de vez en cuando. Mientras, se corta el beicon en trozos no muy menudos.

Transcurrido el tiempo de maceración, el pescado —sazonado con sal y pimienta— se ensarta, alternándolo con las ciruelas y el beicon, en las brochetas, que se colocan en una fuente de horno y se asan durante cinco minutos o hasta que estén doradas. Se sirven inmediatamente.

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de orgien de Galicia


Restaurantes en Vigo

Los mejores restaurantes en Vigo

Descubre los mejores restaurantes y pizzerías de Vigo y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Sugerencias

Muchas personas siguen una dieta.

Las tres dietas más recomendadas por los nutricionistas

Seguir una dieta requiere del consejo de un experto, pero existen algunas que gozan de respaldo unánime

Crepes de jamón y queso.

Cinco cenas fáciles y exquisitas para cuando llegas tarde a casa

Recetas rápidas, pero no por ello menos originales, por si nos falta el tiempo a última hora

Un apetitoso 'poke bowl'.

'Poke', la nueva moda que conquista a los famosos

Descubre por qué triunfa esta ensalada de pescado crudo, que aparece en numerosas fotografías

La mayoría de zumos de los supermercados son néctares.

¿Cómo puedes comer eso? Fraudes en los alimentos

Numerosos productos de los supermercados consiguen engañar a los consumidores