Rutas y excursiones

Ponte de Lima, la mejor cocina en la villa más antigua

4 votos

Pontevedra - Pontevedra

Con el río como escenario de fondo, Ponte de Lima suma a la belleza de su entorno, su abundante patrimonio.

Más información en http://www.cm-pontedelima.pt


 

La reina doña Teresa fue la fundadora de esta villa verde y monumental –la más antigua de Portugal– que aparece rodeada de parques, jardines y amplios espacios protegidos como las lagunas de Bertiandos, donde a la belleza del entorno se suma su abundante riqueza etnográfica y patrimonial.

Enclavada en el corazón de la región del Minho, Ponte de Lima surge en un idílico marco surcado por el río Lima con un espectacular puente que cruza el cauce, uno de los iconos de esta hermosa localidad jacobea que tiene en el sarrabulho otro de sus emblemas, en este caso gastronómico.


➧ Porque la buena cocina es uno de los muchos reclamos de esta histórica población donde aparecen la Torre da Cadeia, el Museo dos Terceiros o la iglesia matriz. El sarrabulho –guiso generoso y multicolor que cuenta con su propia cofradía, típico de los meses más fríos– es una de las riquezas culinarias de esta localidad alto-minhota, que del 3 al 5 de febrero acoge una nueva edición de la Feira do Porco e as Delícias do Sarrabulho. En Expolima, el recinto donde se celebra el certamen, habrá una muestra de los diferentes productos derivados del cerdo, entre los que no faltarán el chorizo, el jamón o el salpicão –embutidos–, y estarán presentes varios restaurantes, además de expositores de productos regionales y de artesanía.


➧ Dentro de la iniciativa “Ponte de Lima em Alta” se realizará también el Fin de Semana do Bacalhau (9 a 11 de marzo) o la Mostra do Artesanato (21 y 22 abril), entre muchas otras propuestas.

 

Textos: T. G. B. [PONTE DE LIMA]

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de

Más planes

Deja tu comentario
La mayor urbe de Galicia ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de un sinfín de [..]
Deja tu comentario
No responde a las expectativas creadas y supone una ligera pero elocuente decepción